Evangelios Apócrifos

Evangelios Apócrifos. Evangelio Armenio de la infancia 8 parte.-

31. Y, así dialogando, prosiguieron en paz su camino. Y llegaron a una ciudad llamada Bosra o Bosora, y en ella residieron largo tiempo. Y Jesús, que tenía ahora ocho anos y dos meses, recorría la comarca, y los niños de esta edad se congregaban a su alrededor.
Y él les hablaba, y les daba consejos, con amable dulzura. Y los llamaba a él
familiarmente, y les decía: No disputéis, ni riñáis entre vosotros. No os írritéis los unos
contra los otros, ni, encolerizados, os peguéis. Y, al oír esto, los inocentes pequeñuelos
querían estar siempre al lado suyo, y seguir sus pasos.
32. Y, un día, como se hubiesen reunido, partió con ellos para un sitio lejano. Y un
muchacho de seis años que los acompañaba, y que tenía bello semblante y agradable
presencia, estaba impotente, estropeadísimo y tullido de un costado. Y Jesús, al
mirarlo, vio que no podía seguir los pasos de los demás niños. Y se apiadó de él, lo
llamó a sí, y le preguntó: Niño, ¿quieres curarte? Y él, contemplando a Jesús, rompió
en llanto, y le respondió: ¿No he de quererlo? Pero ¿quién me curará? Jesús dijo: No
llores. Y llamó a todos los niños de la expedición, y les ordenó: Tomad este niño,
extendedlo sobre el suelo, agarradlo unos por las piernas y otros por las manos, y tirad
con fuerza. Y se colocó delante del niño durante un tiempo muy corto, y alejándose un
poco de allí, dijo a sus compañeros: Dejadlo marchar. Y el niño se levantó con
lentitud, y regresó a su casa muy alegre. Y los otros niños lo siguieron, y contaron a
todos el prodigio operado por Jesús. Y éste se ocultó a sus miradas, para que nadie lo
conociese. Y se restituyó junto a su madre a escondidas, y sin querer mostrarse en
público. Y muchos habitantes de la ciudad fueron a preguntarle, y a examinarlo. Mas
él desapareció de los ojos de ellos.
De cómo la Sagrada Familia fue a la villa de Tiberíades y aplicó a Jesús al oficio de
la tintorería.
Milagros que allí pasaron
XXI 1. Y José, levantándose al despuntar el día, tomó a Jesús y a su madre, y se
dirigió a la villa de Tiberíades. Allí estableció provisionalmente su equipo a la puerta
de un hombre llamado Israel, tintorero de profesión, y que había monopolizado en su
taller todo lo que había que teñir en la villa. Y, viendo a su puerta a José, al niño Jesús
y a su madre, se regocijó en grado sumo, y preguntó al primero: ¿De dónde vienes,
anciano, y adónde vas? Y José respondió: Soy de una comarca lejana, y ando errante
por doquiera, extranjero y desterrado.
2. Israel dijo: Si quieres vivir aquí, establécete en esta villa, y yo te acogeré en mi casa,
donde harás lo que bien te parezca. José repuso: Cúmplase tu voluntad, y dispón a tu
grado de mi persona. Israel lo interrogó: ¿Cómo subsistes de tu oficio? José contestó:
Fácilmente, porque soy muy experto en el arte de construir aradas y yugos de bueyes,
y todo lo hago conforme a la conveniencia de cada cliente. Israel dijo: Quédate en mi
casa, y no tendrás que sufrir de nadie importunidad alguna. Yo te respetaré como a un
padre. Y, si quieres confiarme a tu pequeño, para que aprenda mi oficio, lo trataré con
honra, como si fuese mi hijo legítimo. José dijo: Bien has hablado. Toma al niño,
procede con él a tu albedrío, y oblígalo a acatar tus mandatos, porque hace tiempo que
estoy vivamente contrariado al respecto suyo.
3. E Israel preguntóle: ¿Acaso no obedece con sumisión tus órdenes? Respondió José:
No va la cosa por ahí. Es que ha comenzado el aprendizaje de varios oficios, y, por
falta de perseverancia, no ha terminado ninguno. Israel dijo: ¿Qué edad tiene? José
dijo: Nueve años y dos meses. Israel repuso: Está bien. Y, tomando al niño Jesús, entró
con él en casa. Y, mostrándole por orden todo el detalle del taller, le advirtió: Mira
bien todo esto, hijo mío, compréndelo, y lo que yo te indique, reténlo en la memoria. Y
Jesús se prestaba a sus voluntades, y escuchaba con atención sus avisos.
4. Un día, Israel fue a hacer por la villa su recorrido profesional. Y recogió numerosas
piezas de tejido, y aportándolo todo, con una lista, lo depositó en su taller. Y, llamando
a Jesús, le manifestó: De todo lo que aquí ves, debemos, hijo mío, dar cuenta a sus
respectivos propietarios. Vela con cuidado por todos los efectos que están en nuestra
casa, no sea que nos sobrevenga algún accidente súbito, porque seríamos deudores del
daño al tesoro real, al cual tendríamos que abonar cinco mil dineros, en concepto de
multa. Jesús preguntó: ¿Dónde vas ahora? E Israel dijo: He aquí que yo he recogido
todo lo que había para teñir en la villa. Te lo confío, pues voy a darme una vuelta por
los pueblos y por las aldeas de los contornos, a fin de devolver cada cosa a su
respectivo destinatario, y toda obra que se me dé a hacer, la haré. Jesús dijo: ¿Qué
obra? E Israel repuso: La de teñir y colorear, a veces con dibujos de flores, en
escarlata, verde, azul púrpura, amarillo, leonado, negro y otros matices variados, que
no puedo detallarte en este momento.
5. Al oír esto, Jesús admiró el poder del espíritu humano, e interrogó a Israel: Maestro,
¿conoces por su nombre cada uno de esos colores? Respondióle Israel: Si, puedo
retenerlos, con la ayuda de una lista escrita. Y Jesús añadió: Te ruego, maestro, que me
enseñes a hacer todo eso. Israel dijo: Sí, te lo enseñaré, si obedeces con sumisión mis
órdenes. Y Jesús, inclinándose, se prosternó ante él, y le dijo: Maestro, me prestaré a
tus voluntades, pero antes, muéstrame esa obra, para que la vea. Israel dijo: Bien
hablado, pero no hagas por ti mismo nada que no conozcas, y aguarda a que yo esté de
regreso. No abras la puerta de la casa, que dejé cerrada y sellada con mi anillo.
Permanece firme en tu puesto y no sufras inquietud. Preguntó Jesús: ¿Para qué día
esperaré tu retorno? Israel repuso: ¿Qué necesidad tienes de interrogarme sobre ello,
puesto que mi trabajo seguirá su curso cotidano, conforme a la voluntad del Seños?
Jesús dijo: Ve en paz. Entonces Israel se alejó de la villa.
6. Y Jesús, levantándose, fue a abrir la puerta de la casa. Y tomó todo el tejido para
teñir de la villa, y llenó con él una tina de tintura azul. Y calentó la tina, abrió otra vez
la puerta de la casa y, según su costumbre, marchó al lugar en que jugaban los niños.
7. Y, poniéndose a luchar con ellos, les descoyuntaba el sitio del encaje del muslo, y el
nervio del tendón se contraía, y los niños caían de bruces a tierra, y cojeaban de sus
ancas. Después, les imponía las manos, y les restituía su posición erecta y la soltura de
sus piernas. Otras veces, soplaba sobre el rostro de los niños, y los cegaba. Luego, les
imponía las manos, y devolvía la luz a sus ojos. O bien, tomaba un trozo de madera, y
lo echaba en medio de los niños. Y el trozo se trocaba en serpiente, y los ponía en fuga
a todos. Y, a los que habían sido mordidos por el reptil, Jesús les imponía las manos, y
los curaba. E introducía su dedo en las orejas de los niños, y los tornaba sordos. A
poco, soplaba sobre ellos, y restablecía su oído. Y tomaba una piedra, le echaba el
aliento por encima, y la tornaba ardiente como fuego. Y la arrojaba ante los niños, y la
piedra abrasaba el polvo, dejándolo como un zarzal desecado. En seguida se apoderaba
otra vez de la piedra, y ésta, transformándose, volvía a su primer estado.
8. Y llevaba a los niños a orillas del mar, y allí, cogía una pelota y una cayada,
avanzaba, marchando erguido con sus juguetes, sobre las olas, como sobre la
superficia de un agua congelada. Y, ante este espectáculo, todos los niños lanzaban
gritos, y exclamaban: ¡Ved lo que hace el pequeño Jesús sobre las olas del mar! Y, al
oír esto, el pueblo de la ciudad iba a la playa, y miraba aquel prodigio con
estupefaccion.
9. Empero José, que tal supo, sobrevino y reprendió a Jesús, diciendo: Hijo mío, ¿qué
es lo que haces? He aquí que tu maestro ha reunido en su casa toda clase de objetos,
cuya guarda te ha confiado, y tú no tienes cuidado de ellos, y vienes a este lugar para
divertirte. Te ruego que vuelvas a casa de tu maestro sin demora. Y Jesús repuso: Bien
hablas, sin duda. Pero es el caso que yo he realizado y concluido mi tarea. Lo que mi
maestro me prescribió hacer, lo hice, y, por el momento, sólo espero su retorno,
contando con que vendrá a ver el producto de mi arte, que le enseñaré. Pero a ti, ¿en
qué te conciernen estas cosas? Y, al oír estas palabras, José no comprendió lo que
decía su hijo.
10. Y cuando Jesús llegó cerca de su madre, María le preguntó: Hijo mío, ¿has
terminado lo que te mandó hacer tu maestro? Y Jesús respondió: Lo acabé, y nada
falta. ¿Qué quieres de mí? María contestó: Noto que hace tres días que no has pasado
por la casa, para cuidar del taller. ¿Por qué nos expones a un riesgo mortal? Jesús
replicó: Deja de hablar así. He estudiado todos los preceptos que me dio el maestro, y
sé lo que me compete y lo que me cumple en toda ocasión. Y María dijo: Está bien. Tú
eres dueño y juez de tus actos.
11. Y, mientras así hablaban, Jesús, habiendo mirado hacia fuera, vio a su amo, que
llegaba. Y, levantándose, fue a su encuentro, y se inclinó y se prosternó ante él, que le
preguntó: ¿Cómo estás, hijo mío? Respondió Jesús: Estoy bien. Después, interrogó a
su vez al maestro, diciéndole: ¿Cómo te ha ido en tu viaje? Israel contestó: Como el
Señor lo ha querido. Jesús añadió: Celebro que hayas vuelto en la prosperidad y en la
paz. Dios recompensa tus trabajos en la medida de lo que has hecho por mí. Porque yo
he aprendido a fondo tu arte, y he estudiado, y poseo todos los preceptos que me has
dado. Por ende, todo el trabajo que pensabas hacer lo he comprendido, y lo he
acabado. Israel murmuró: ¿Qué trabajo? Y Jesús repuso: El que me has enseñado, y yo
he cumplido.
12. Pero Israel no comprendió el sentido de las palabras de Jesús. Y cuando fue hacia
la puerta advirtió que la cerradura y el sello estaban abiertos. Y, muy agitado, penetró
en el interior, inspeccionó los rincones del taller, y no vio nada. Y, lanzando un grito,
preguntó: ¿Dónde está el tejido para teñir que había reunido aquí yo? Respondió Jesús:
¿No te dije, cuando fui a tu encuentro, que había acabado todo el trabajo que pensabas
hacer? Israel exclamó: ¡Bonito trabajo el que acabaste, acumulando, en una cubeta
llena de azul, todo el tejido para teñir de la ciudad! Jesús repuso: ¿Y qué mal te he
causado, para que así te pongas furioso contra mí, que te he librado de una multitud de
cuidados y de labores? E Israel dijo: ¿Y el reposo que me procuras es ocasionarme este
grave daño, esta pérdida y multas que pagar? ¡Razón tenía el viejo al advertirme que
no conseguiría reducirte a la obediencia! ¿Qué haré de ti, puesto que me has irrogado
un perjuicio tal, que no es mío solo, sino de la ciudad entera? ¡Ay, qué desgracia tan
grande ha caído sobre mí!
13. Y lloraba, y se golpeaba el pecho. Después, preguntó a Jesús: ¿Por qué has atraído
sobre mi casa tamaño desastre? Y Jesús dijo: A mi vez te pregunto por qué estás tan
furioso. ¿Qué pérdida he producido en tu casa, supuesto que he escuchado con
inteligencia tus explicaciones, comprendido la lección recibida, aprendido todo lo que
me has enseñado, y yo soy capaz de hacer? E Israel objetó: ¿No te advertí que no
hicieses por ti mismo nada de lo que no supieses hacer? Jesús dijo: ¡Maestro, mira y
ve! ¿Qué desdicha notable he traído sobre tu hacienda e industria? Respondió Israel:
¡Bueno está eso! ¿Es que podré justificar el color y la tintura que mis clientes me
exigen? Mas Jesús insistió: Cuando volviste en paz de tu excursión, y entraste en tu
taller, ¿has encontrado que faltase algo? Israel repuso: Y eso ¿qué tiene que ver con lo
que digo? Yo lo que te pregunto es qué haré, si cada parroquiano me reclama la obra
particular que me encomendó. Dijo Jesús: Trae a mi presencia a los propietarios de
estos objetos, y les daré el color especial que cada cual desee. E Israel objetó: ¿Cómo
podrás reconocer todos los efectos de cada uno? Y Jesús replicó: Maestro, ¿qué
colores variados quieres que haga aparecer en esta cubeta única?
14. Israel, que tal oyó, se amohinó en extremo ante las palabras de Jesús, y creyó que
éste se mofaba de él. Mas Jesús dijo: ¡Mira y ve! Y se puso a retirar de la cubeta el
tejido para teñir, brillante e iluminado de hermosos colores de matices diversos. Mas
Israel, al ver lo que hacía Jesús, no comprendió el prodigio que había operado. Y
llamó a María y a José, a quienes dijo: ¿Ignoráis que vuestro hijo ha producido en mi
taller una avería irreparable? ¿Qué os hice yo, para que el niño Jesús me pague así?
Trataros como un padre, con honra y con grande afecto. Y he aquí ahora que soy
deudor al tesoro real de una multa de cinco mil denarios. Y lloraba, y se golpeaba el
pecho. Y María dijo a Jesús: ¿Qué has hecho, para ocasionar en esta villa semejante
destrozo? ¡Reducirte a ti mismo a esclavitud, y ponernos a nosotros en peligro de
muerte! Jesús dijo: ¿Qué mal os he causado, para que os coneitéis todos contra mí, y
me condenéis injustamente? Venid y ved el trabajo que llevé a cabo. Y María y José
fueron a ver las obras que había hecho, y, oyéndolo hablar, abrían los ojos con
asombro.
15. Mas Israel no comprendió el prodigio. Y rechinaba los dientes con rabia, y,
gruñendo como una bestia feroz, quiso pegar a Jesús, que le dijo: ¿Por qué estás lleno
de tamaña furia? ¿Qué encuentras que sea digno de tachar en mí? Empero Israel,
tomando un celemín, se precipitó contra Jesús. Viendo lo cual, éste huyó, e Israel
lanzó sobre él el celemín, que no pudo alcanzarlo, y que se estrelló en el suelo. Y, en el
mismo instante, el celemín echó raíces en tierra, se convirtió en un árbol (que existe
todavía hoy), floreció, y dio fruto. Y Jesús, habiendo escapado, franqueó la puerta de
la villa, y, en su carrera, llegó al mar. Y marchó sobre sus aguas, como sobre terreno
firme.
16. E Israel, gritando por toda la villa, clamaba a gran voz: Consideradme y
compadecedme, porque el niño Jesús ha huido, llevando consigo cuanto había en mi
taller. Perseguidlo y capturadlo. Y él mismo siguió a la multitud. Y, apostándose en
los desfiladeros de los caminos, buscaron al niño Jesús, mas no lo encontraron. Y
algunas personas dieron a Israel la siguiente información: Cuando atravesó la puerta de
la villa, lo vimos avanzar hacia el mar. Pero no sabemos lo que ha sido de él. Entonces
aquel tropel de gente se dirigió a la ribera. Y, no hallando a nadie, volvieron sobre sus
pasos. Y, cuando regresaban, Jesús había salido del mar, y estaba sentado sobre una
peña, bajo la figura de un niño pequeñito. Y las gentes lo interrogaron, diciendo:
Muchacho, ¿sabes por dónde anda el hijo del viejo? Jesús repuso: No lo sé. Tomó en
seguida la forma de un joven, y se le preguntó: ¿Has tropezado por ahí con el hijo del
anciano extranjero? Jesús respondió: No. Después adquirió el aspecto de un viejo, y le
dijeron: ¿Has visto al hijo de José? Y Jesús contestó: No lo he visto.
17. No dando con Jesús, regresaron a la villa, y, apoderándose de José, lo condujeron al
tribunal, y le dijeron: ¿Dónde está tu hijo, que nos ha engañado, y que se ha escondido
de nosotros, llevando consigo nuestros efectos, que retenía el hombre que lo había
tomado de aprendiz? Mas José permaneció silencioso, y no murmuró palabra alguna.
18. E Israel tomó tristemente a su taller. Y quiso recoger el celemín en el sitio a que lo
había lanzado. Y, cuando vio que había tomado raíz, llenándose de fruto, se maravilló
en sumo grado, y se dijo entre sí: ¡Verdaderamente, éste es el Hijo de Dios, o algo
semejante! Y penetró en su casa, y encontró todos los efectos preparados para teñir
reunidos en la cubeta, que estaba llena de color azul. Y, al sacarlos, notó, estupefacto,
que nada faltaba en cuenta, y, sobre cada uno de aquellos efectos, halló el nombre
marcado, en signos y en letras, y todos tenían respectivamente el tinte y el brillo con
que sus propietarios le habían mandado que los tiñese. Y, a la vista de prodigio
tamaño, alabó y glorificó a Dios. En seguida, levantándose aquella misma noche, fue a
sentarse a orillas del mar, frente a las rocas, y lloró con amargura, durante la noche
entera. Y, entre golpes de pecho, suspiros y lamentaciones, exclamaba: Niño Jesús,
hijo del gran rey tu Padre, ten piedad de mí, miserable que soy, y no me abandones.
Porque, si pequé contra ti, ha sido por efecto de mi ignorancia, y por no haber
comprendido de antemano que eras el Dios salvador de nuestras almas. Ahora, Señor,
manifiéstate a mí, porque mi alma desea oír las palabras de tu boca.
19. Y, en el mismo instante, Jesús le apareció, y le dijo: Maestro, ¿por qué no has
dejado de quejarte y de gemir, durante la noche entera? E Israel repuso: Señor,
compadécete de tu ignorante siervo, escucha mis plegarias, perdóname todos los
pecados que he cometido contra ti por torpeza, y bendíceme. Y Jesús exclamó:
Bendito seas, tú y todo lo que hay en tu casa. Tu fe te ha hecho salvo, y tus pecados te
son perdonados. Ve en paz, y que el Señor permanezca contigo. Dicho esto, Jesús
desapareció.
20. E Israel se prosternó en el suelo, y tomando de él polvo, lo esparció por su cabeza.
Y se golpeaba el pecho con una piedra, y no sabía qué partido tomar. Y volvió a su
casa, y, al día siguiente por la mañana, salió de ella, se dirigió a la plaza pública, y dijo
a las gentes allí reunidas: Oíd todos la sorpresa que se ha apoderado de mí, y los
milagros que Jesús ha hecho en mi casa. Y todos clamaron a una: Cuéntanos eso. E
Israel expuso: Un día, estando en mi casa, hallé a un viejo canoso sentado a mi puerta,
y acompañado de un niño y de su madre. Y los interrogué, y él me descubrió su
pensamiento, diciéndome que quería fijar su residencia aquí. Y lo recibí, y lo traté con
honra, en mi hogar, y tomé a su hijo por aprendiz en mi taller. Y había acopiado en
éste el tejido para teñir de toda la villa. Y, cerrando la puerta, la sellé, y encomendé al
niño la comisión de quedar como guardián de todo hasta mi regreso, porque, según mi
costumbre, iba a buscar por los alrededores tejido para teñir. Y, al volver, encontré la
puerta de mi morada abierta, y el tejido colocado en una tina de tintura azul. A cuya
vistá, monté violentamente en cólera, y, tomando un celemín, lo arrojé, furioso, contra
Jesús, para castigar su fechoría. Pero el celemín no alcanzó al niño, sino que cayó a
tierra, e inmediatamente, tomó raíz y se llenó de fruto. Y, ante tal espectáculo, salí con
premura, fui en busca del niño, y no lo encontré. Y retorne a mi casa, y vi, en la tina de
tintura azul, tejidos de diferentes colores. Venid a ser testigos de esta maravilla.
21. Y el juez de la villa y todos los notables, en gran número, fueron a presenciar
prodigio tamaño. Y hallaron todo el tejido para teñir reunido en la tina. Y, mientras
Isarel los iba sacando, ellos leían la lista de los nombres y comprobaban el color
correspondiente a cada uno. Y él entonces tomaba el color pedido, y lo mostraba a
todos en su específica brillantez. Y se decían los unos a los otros: ¿Quién ha visto
jamás salir de una misma tina esta variedad de resplandecientes tinturas? Y de esta
suerte, tomando cada cual sus efectos, volvieron a sus casas, y dijeron: En verdad, esto
es un milagro de Jesús y una obra divina, no una obra humana. Y muchos creyeron en
su nombre.
22. Luego Israel les mostró el celemín convertido en árbol arraigado y fructificado. Y,
a su vista, algunos confesaron: No hay duda sino que ese niño es el hijo de Dios. Y el
juez ordenó que sacasen a José de la prisión, y que se lo trajesen. Y, cuando llegó, le
interrogó diciendo: Anciano, ¿dónde está ese niño, por quien se cumplen estos
prodigios y estos beneficios? José repuso: ¡Por la vida del Señor! Dios me ha dado este
hijo, no según la carne, sino según el espíritu. Y la multitud exclamo:
¡Bienaventurados sus padres, que han obtenido este fruto de bendición! Y José regresó
en silencio a su casa, y refirió a María los milagros de Jesús, de que había oído hablar,
y que había visto. Y María dijo: ¿Qué va a ser de nuestro Jesús, por cuya causa
tenemos que soportar tantas cuitas? Mas José respondió: No te aflijas, que Dios
proveerá, conforme a su voluntad suprema. Y, cuando pronunciaba estas palabras,
sobrevino Israel, y, puesto de hinojos ante José y María, les pidió el perdón de sus
faltas. Y José le dijo: Ve en paz, y que el Señor te guíe hacia el bien. Empero José y
María, desconfiando del juez y de todos los demás, cerraron la puerta de su casa, y
permanecieron en observación hasta la mañana siguiente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*