Evangelios Apócrifos

Evangelios Apócrifos: EL EVANGELIO DEL PSEUDO-MATEO.-

EL EVANGELIO DEL PSEUDO-MATEO

Prólogo A
A su muy querido hermano el sacerdote Jerónimo, los obispos Cromacio
y Heliodoro, salud en el Señor
Habiendo encontrado, en libros apócrifos, relatos del nacimiento y de la infancia de
la Virgen María y de Nuestro Señor Jesucristo, y, considerando que dichos escritos
contienen muchas cosas contrarias a nuestra fe, juzgamos prudente rechazarlos de
plano, a fin de que, con ocasión del Cristo, no diésemos motivo de júbilo al Anticristo.
Y, mientras nos entregábamos a estas reflexiones, sobrevinieron dos santos
personajes, Parmenio y Virino, y nos informaron de que tu santidad había descubierto
un volumen hebreo, redactado por el bienaventurado evangelista Mateo, y en el que se
referían el nacimiento de la Virgen Madre y la niñez del Salvador. He aquí por qué,
en nombre de Nuestro Señor Jesucristo, suplicamos de tu benevolencia seas servido de
traducir aquel volumen de la lengua hebrea a la latina, no tanto para hacer valer los
títulos del Cristo, cuanto para desvirtuar la astucia de los herejes. Porque éstos, con
objeto de acreditar sus malvadas doctrinas, han mezclado sus mentiras funestas con la
verdadera y pura historia de la natividad y de la infancia de Jesús, esperando ocultar
la amargura de su muerte, al mostrar la dulzura de su vida. Harás, pues, una buena
obra, acogiendo nuestro ruego, o enviando a tus obispos, en razón de este deber de
caridad que tienes hacia ellos, la respuesta que juzgues más conveniente a la presente
carta. Salud en el Señor, y ora por nosotros.
B
A los santos y bienaventurados obispos Cromacio y Heliodoro, Jerónimo, humilde
servidor del Cristo, salud en el Señor
El que cava el suelo en un lugar en que presume hay oro, no se lanza inmediatamente
sobre todo lo que la parte de tierra abierta echa a la superficie, sino que, antes de
levantar en su azada el brillante metal, mueve y remueve los terrones, acuciado por
una esperdnza que ningún provecho anima aún. En tal concepto, ardua labor es la
que me habéis encomendado, venerables obispos, al pedirme dé curso a relatos que el
mismo santo apóstol y evangelista Mateo no quiso publicar. Porque, si no hubiese en
esos relatos cosas secretas, a buen seguro que las hubiese unido al mismo Evangelio
que lleva su nombre. Pero, cuando escribió este opúsculo, lo ocultó bajo el velo de su
idioma natal, y no deseó su divulgación, aunque hoy día su obra, escrita de su puño y
letra en caracteres hebreos, se encuentra en manos de hombres muy religiosos, que, a
través de los tiempos, la han recibido de sus predecesores. Usando de su derecho de
depositarios, no han autorizado nunca a nadie para traducirlo, y se han limitado a
explicar su contenido de diversas maneras. Pero ocurrió que un maniqueo llamado
Leucio, que ha redactado igualmente falsas historias de los apóstoles, lo sacó a luz,
proporcionando así materia, no de edificación, sino de perdición, y el libro fue
aprobado, bajo esta forma, por un sínodo, a cuya voz ha hecho bien la Iglesia en no
prestar oídos. Cesen, por ende, los ultrajes de los que ladran contra nosotros. No
pretendemos añadir a los escritos canónicos éste de un apóstol y de un evangelista, y
lo traducimos tan sólo para desenmascarar a los herejes. Y aportamos a esta empresa
igual cuidado en cumplir las órdenes de piadosos obispos que en oponernos a la
herética impiedad. Por amor al Cristo, pues, satisfacemos, llenos de confianza, los
deseos y los ruegos de aquellos que, por nuestra obediencia, podrán familiarizarse
con la santa niñez de nuestro Salvador.
c
Otra epístola que se lee al frente de ciertas ediciones
Me pedís mi opinión sobre cierto librito referente a la natividad de Santa María, que
algunos fieles poseen, y quiero que sepáis que en él se encuentran no pocas
falsedades. La causa de ello es haberlo compuesto un tal Seleuco, autor de varias
gestas sobre predicaciones y martirio de apóstoles. El cual dice verdad en todo lo
concerniente a los milagros y a los prodigios por éstos realizados, pero enseña
mentira en lo que a su doctrina toca, y, además, ha inventado por su cuenta y riesgo
muchas cosas que no han sucedido. Me esforzaré, pues, en traducir el escrito, palabra
por palabra, del hebreo, dado que resulta haber sido el santo evangelista Mateo quien
lo redactó, y quien lo puso al frente de su Evangelio, bien que ocultándolo bajo el velo
de aquel idioma. Para la exactitud de este detalle, me remito al autor del prefacio y a
la buena fe del escritor. Porque, aun admitiendo que el opúsculo sugiera dudas, no
afirmaría de un modo absoluto que encierre falsedades. Pero puedo decir libremente
(y ningún fiel, a lo que pienso, me contradecirá) que, sean verídicos o completamente
imaginarios los relatos que en él se contienen, no deja de ser cierto que la muy santa
natividad de María ha sido precedida de grandes milagros, y seguida de otros no
menores. Sentado lo cual con toda buena. fe, estimo que el libro puede ser leído y
creído, sin peligro para las almas de los que saben que en la omnipotencia de Dios
está hacer esas cosas. Finalmente, en cuanto mis recuerdos me lo han permitido,
induciéndome a seguir el sentido más que las palabras, he procurado ora avanzar por
la misma ruta del escritor, sin por ello poner mis pies en la huella de sus pasos, ora
volver a la misma ruta por caminos de travesía. Así he intentado redactar esta
historia, y no diré otra cosa que lo que en ella está escrito, o lo que hubiera podido
lógicamente escribirse.
D
Otro prólogo
Yo, Jacobo, hijo de José, que vivo en el temor de Dios, he escrito todo lo que, ante mis
ojos, he visto realizarse en las épocas de la natividad de la Santa Virgen María por
haberme concedido la sabiduría necesaria para escribir los relatos de su
advenimiento, manifestando a las doce tribus de Israel el cumplimiento de los tiempos
mesiánicos.
Vida piadosa de Joaquín
X 1. En aquellos días, había en Jerusalén un varón llamado Joaquín, de la tribu de
Judá. Y era pastor de sus propias ovejas, y temía al Altísimo en la sencillez y en la
bondad de su corazón. Y no tenía otro cuidado que el de sus rebaños, que empleaba en
alimentar a todos los que, como él, temían al Altísimo. Y ofrecía presentes dobles a los
que trabajaban en la sabiduría y en el temor de Dios, y presentes simples a los que a
éstos servían. Así, de las ovejas, de los corderos, de la lana y de todo lo que poseía
hacía tres partes. La primera la distribuía entre las viudas, los huérfanos, los peregrinos
y los pobres. La segunda la daba a los que se consagraban al servicio de Dios y
celebraban su culto. Cuanto a la tercera, la reservaba para sí y para toda su casa.
2. Y, porque obraba de este modo, Dios multiplicaba sus rebaños, y no había, en todo
el pueblo israelita, nadie que lo igualase en abundancia de reses. Y todo eso comenzó a
hacerlo desde el año quinceno de su edad. Y, cuando llegó a los veinte años, tomó por
esposa a Ana, hija de Isachar y de su propia tribu, es decir, de la raza de David. Y, a
pesar de haber transcurrido otros veinte años, a partir de su casamiento, no había
tenido hijos, ni hijas.
Dolor de Joaquín y de Ana
II 1. Y sucedió que, un día de fiesta, Joaquín se encontraba entre los que tributaban
incienso y otras ofrendas al Señor, y él preparaba las suyas. Y, acercándose un escriba
del templo llamado Rubén, le dijo: No puedes continuar entre los que hacen sacrificios
a Dios, porque éste no te ha bendecido, al no otorgarte una posteridad en Israel. Y,
habiendo sufrido esta afrenta en presencia del pueblo, Joaquín abandonó, llorando, el
templo del Señor, y no volvió a su casa, sino que marchó adonde estaban sus rebaños,
y llevó consigo a sus pastores a las montañas de una comarca lejana, y, durante cinco
meses, su esposa Ana no tuvo ninguna noticia suya.
2. Y la triste lloraba, diciendo: Señor, Dios muy fuerte y muy poderoso de Israel,
después de haberme negado hijos, ¿por qué me arrebatas también a mi esposo? He
aquí que han pasado cinco meses, y no lo veo. Y no sé si está muerto, para siquiera
darle sepultura. Y, mientras lloraba abundantemente en el jardín de su casa, y
levantaba en su plegaria los ojos al Señor, vio un nido de gorriones en un laurel, y,
entreverando sus palabras de gemidos, se dirigió a Dios, y le dijo: Señor, Dios
omnipotente, que has concedido posteridad a todas las criaturas, a los animales
salvajes, a las bestias de carga, a las serpientes, a los peces, a los pájaros, y que has
hecho que todos se regocijen de su progenitura, ¿por qué has excluido a mí sola de los
favores de tu bondad? Bien sabes, Señor, que, desde el comienzo de mi matrimonio,
hice voto de que, si me dabas un hijo o una hija, te lo ofrecería en tu santo templo.
3. Y, a punto de terminar su clamor dolorido, he aquí que de súbito apareció ante ella
un ángel del Señor, diciéndole: No temas, Ana, porque en el designio de Dios está que
salga de ti un vástago, el cual será objeto de la admiración de todos los siglos hasta el
fin del mundo. Y, no bien pronunció estas palabras, desapareció de delante de sus ojos.
Y ella, temblorosa y llena de pavor, por haber tenido semejante visión, y por haber
oído semejante lenguaje, se echó en el lecho como muerta, y todo el día y toda la
noche permaneció en oración continua y en terror extremo.
4. Al fin, llamó a su sierva, y le dijo: ¿Cómo, viéndome desolada por mi viudez y
abatida por la angustia, no has venido a asistirme? Y la sierva le respondió,
murmurando: Si Dios ha cerrado tu matriz, y te ha alejado de tu marido, ¿qué puedo
hacer por ti yo? Y, al oír esto, Ana lloraba más aún.
El ángel guardián de Joaquín.
El encuentro en la Puerta Dorada
III 1. En aquel mismo tiempo, un joven apareció en las montañas en que Joaquín
apacentaba sus rebaños, y le dijo: ¿Por qué no vuelves al lado de tu esposa? Y Joaquín
repuso: Durante veinte años la he tenido por compañera. Pero ahora, por no haber
querido Dios que ella me diese hijos, he sido expulsado ignominiosamente del templo
del Señor. ¿Cómo volvería al lado suyo, después de haber sido envilecido y
despreciado? Continuaré, pues, aquí con mis ovejas, mientras Dios conceda a mis ojos
luz. Sin embargo, por intermedio de mis servidores, seguiré repartiendo de buen grado
su parte a los pobres, a las viudas, a los huérfanos y a los ministros del Altísimo.
2. Y, no bien hubo en tal guisa hablado, el joven le respondió: Soy un ángel de Dios,
que ha aparecido hoy a tu mujer, la cual oraba y lloraba. Yo la consolé, y ella sabe por
mí que ha concebido de ti una hija. esta vivirá en el templo del Señor, y el Espíritu
Santo reposará en ella, y su beatitud será mayor que la de todas las mujeres, aun de las
más santas, de suerte que nadie podrá decir que hubo, ni que habrá, mujer semejante a
ella en este mundo. Baja, pues, de las montañas, y vuelve al lado de tu esposa, a quien
encontrarás encinta, porque Dios ha suscitado progenitura en ella, y su posteridad será
bendita, y Ana misma será bendita y establecida madre con una eterna bendición.
3. Y Joaquín, adorándolo, dijo: Si he encontrado gracia ante ti, reposa un instante en
mi tienda, y bendíceme, puesto que soy tu servidor. Y el ángel le contestó: No te
llames servidor mío, pues ambos somos los servidores de un mismo dueño. Mi comida
es invisible, y mi bebida lo es también, para los mortales. Así, no debes invitarme a
entrar en tu tienda, y lo que habrías de darme, ofrécelo en holocausto a Dios. Entonces
Joaquín tomó un cordero sin mancilla, y dijo al ángel: No me hubiera atrevido a
ofrecer un holocausto a Dios, si tu orden no me hubiese dado el poder sacerdotal de
sacrificarlo. Y el ángel le dijo: Tampoco yo te hubiera invitado a ofrecerlo, si no
hubiese conocido la voluntad de Dios. Y ocurrió que, en el momento en que Joaquín
ofrecía su sacrificio a Dios, al mismo tiempo que el olor del sacrificio, y en cierto
modo con su mismo humo, el ángel se elevó hacia el cielo.
4. Y Joaquín inclinó su faz contra la tierra, y permaneció así prosternado desde la hora
sexta del día hasta la tarde. Y sus mercenarios y jornaleros llegaron, e, ignorando la
causa de su actitud, se llenaron de temor, y pensaron que quería matarse. Y se
acercaron a él, y no sin esfuerzo lo levantaron. Y, cuando les cantó su visión,
estremecidos de estupor y de sorpresa, lo exhortaron a cumplir sin demora el mandato
del ángel, y a volver prontamente al lado de su esposa. Y, como Joaquín discutiese
todavía en su interior sí debía o no debía volver, lo invadió el sueño, y he aquí que el
ángel que le había aparecido estando despierto, le apareció otra vez mientras dormía,
diciéndole: Yo soy el ángel que Dios te ha dado por guardián. Baja con seguridad, y
retorna cerca de Ana, porque las obras de caridad que tú y tu mujer habéis hecho han
sido proclamadas en presencia del Altísimo, el cual os ha legado una posteridad tal
como ni los profetas ni los santos han tenido, ni tendrán, desde el comienzo del
mundo. Y, cuando Joaquín hubo despertado, llamó a sus pastores, y les dio a conocer
su sueño. Y ellos adoraron al Señor, y dijeron a Joaquín: Guárdate de resistir más al
ángel del Señor. Levántate, partamos, y avancemos lentamente, haciendo pastar a los
rebaños.
5. Y, después de caminar treinta días, cuando se aproximaban ya a la ciudad, un ángel
del Señor apareció a Ana en oración, diciéndole: Ve a la llamada Puerta Dorada, al
encuentro de tu esposo, que hoy llega. Y ella se apresuró a ir allí con sus siervas, y en
pie se puso a orar delante de la puerta misma. Y aguardé largo tiempo. Y se cansaba y
se desanimaba ya de tan dilatada espera, cuando, levantando los ojos, vio a Joaquín,
que llegaba con sus rebaños. Y corrió a echarle los brazos al cuello, y dio gracias a
Dios, exclamando: Era viuda, y he aquí que no lo soy. Era estéril, y he aquí que he
concebido. Y hubo gran júbilo entre sus vecinos y conocidos, y toda la tierra de Israel
la felicité por aquella gloria.
María consagrada al templo
IV 1. Y nueve meses después, Ana dio a luz una niña, y llamó su nombre María. Y,
destetada que fue al tercer año, Joaquín y su esposa Ana se encaminaron juntos al
templo, y ofrecieron víctimas al Señor, y confiaron a la pequeña a la congregación de
vírgenes, que pasaban el día y la noche glorificando a Dios.
2. Y, cuando hubo sido depositada delante del templo del Señor, subió corriendo las
quince gradas, sin mirar atrás, y sin reclamar la ayuda de sus padres, como hacen de
ordinario los niños. Y este hecho llenó a todo el mundo de sorpresa, hasta el punto de
que los mismos sacerdotes del templo no pudieron contener su admiración.
Gratitud de Ana al Señor
V 1. Entonces Ana, llena del Espíritu Santo, exclamó en presencia de todos:
2. El Señor, Dios de los ejércitos, ha recordado su palabra, y ha recompensado a su
pueblo con su bendita visita, para humillar a las naciones que se levantaban contra
nosotros, y para que su corazón se vuelva hacia Él. Ha abierto sus oídos a nuestras
plegarias, y ha hecho cesar los insultos de nuestros enemigos. La que era estéril, es
ahora madre, y ha engendrado la exaltación y el júbilo en Israel. He aquí que yo podré
ofrecer dones al Señor, y que mis enemigos no podrán ya impedírmelo nunca más.
Vuelva el Señor sus corazones hacia mí, y procúreme una alegría eterna.
Ocupación de María en el templo.
Origen del saludo «Deo gracias»
VI 1. Y María causaba admiración a todo el mundo. A la edad de tres años, marchaba
con paso tan seguro, hablaba tan perfectamente, ponía tanto ardor en sus alabanzas a
Dios, que se la habría tomado no por una niña pequeña, sino por una persona mayor,
pues recitaba sus plegarias como si treinta años hubiera tenido. Y su semblante
resplandecía como la nieve, hasta el extremo de que apenas podía mirársela. Y se
aplicaba a trabajar en la lana, y lo que las mujeres adultas no sabían hacer, ella, en
edad tan tierna, lo hacía a perfección.
2. Y se había impuesto la regla siguiente. Desde el amanecer hasta la hora de tercia,
permanecía en oración. Desde la hora de tercia hasta la de nona, se ocupaba en tejer. A
la de nona, volvía a orar, y no dejaba de hacerlo hasta el momento en que el ángel del
Señor le aparecía, y recibía el alimento de sus manos. En fin, con las jóvenes de más
edad, se instruía tanto, haciendo día por día progresos, en la práctica de alabar al
Señor, que ninguna la precedía en las vísperas, ni era más sabia que ella en la ley de
Dios, ni más humilde, ni más hábil en entonar los cánticos de David, ni más graciosa
en su caridad, ni más pura en su castidad, ni más perfecta en toda virtud, ni más
constante, ni más inquebrantable, ni más perseverante, ni más adelantada en la
realización del bien.
3. Nunca se la vio encolerizada, ni se la oyó murmurar de nadie. Toda su conversación
estaba tan llena de dulzura, que se reconocía la presencia de Dios en sus labios.
Continuamente se ocupaba en orar y en meditar la ley, y, llena de solicitud por sus
compañeras, se preocupaba de que ninguna pecase ni siquiera en una sola palabra, de
que ninguna alzase demasiado la voz al reír, de que ninguna injuriase o menospreciase
a otra. Bendecía al Señor sin cesar, y, para no distraerse de loarlo, cuando alguien la
saludaba, por respuesta decía: Gracias sean dadas a Dios. De ahí vino a los hombres la
costumbre de contestar: Gracias sean dadas a Dios, cuando se saludan. A diario comía
el alimento que recibía de manos del ángel, y, cuanto al que le proporcionaban los
sacerdotes, lo distribuía entre los necesitados. A menudo se veía a los ángeles
conversar con ella, y obedecerla con el afecto de verdaderos amigos. Y, si algún
enfermo la tocaba, inmediatamente volvía curado a su casa.
Mérito de la castidad
VII 1. Entonces el sacerdote Abiathar ofreció presentes considerables a los pontífices,
para obtener de ellos que María se casase con un hijo suyo. Pero María los rechazó,
diciendo: Es imposible que yo conozca varón, ni que un varón me conozca. Los
pontífices y todos sus parientes trataron de disuadirla de su resolución, insinuándole
que se honra a Dios por los hijos, y se lo adora con la creación de progenitura, y que
así había sido siempre en Israel. Pero María les respondió: Se honra a Dios por la
castidad, ante todo, como es muy fácil probar.
2. Porque, antes de Abel, no hubo ningún justo entre los hombres, y aquél fue
agradable a Dios por su ofrenda, y muerto por el que había desagradado al Altísimo. Y
recibió dos coronas, la de su ofrenda y la de su virginidad, puesto que había evitado
continuamente toda man-cilla en su carne. De igual modo, Elías fue transportado al
cielo en su cuerpo mortal, por haber conservado intacta su pureza. Cuanto a mí, he
aprendido en el templo, desde mi infancia, que una virgen puede ser grata a Dios. He
aquí por qué he resuelto en mi corazón no pertenecer jamás a hombre alguno.
La guarda de María
VIII 1. Y María llegó a los catorce años, y ello dio ocasión a los fariseos para
recordar que, conforme a la tradición, no podía una mujer continuar viviendo en el
templo de Dios. Entonces se resolvió enviar un heraldo a todas las tribus de Israel, a
fin de que, en el término de tres días, se reuniesen todos en el templo. Y, cuando todos
se congregaron, Abiathar, el Gran Sacerdote, se levantó, y subió a lo alto de las gradas,
a fin de que pudiese verlo y oírlo todo el pueblo. Y, habiéndose hecho un gran
silencio, dijo: Escuchadme, hijos de Israel, y atended a mis palabras. Desde que el
templo fue construido por Salomón, moran en él vírgenes, hijas de reyes, de profetas,
de sacerdotes, de pontífices, y estas vírgenes han sido grandes y admirables. Sin
embargo, no bien llegaban a la edad núbil, seguían la costumbre de nuestros
antepasados, y tomaban esposo, agradando así a Dios. Ünicamente María ha
encontrado un nuevo modo de agradarle, prometiéndole que se conservaría siempre
virgen. Me parece, pues, que, interrogando a Dios, y pidiéndole su respuesta, podemos
saber a quién habremos de darla en guarda.
2. Toda la asamblea aprobó este discurso. Y los sacerdotes echaron suertes entre las
doce tribus, y la suerte recayó sobre la tribu de Judá. Y el Gran Sacerdote dijo:
Mañana, venga todo el que esté viudo en esa tribu, y traiga una vara en la mano. Y
José hubo de ir con los jóvenes, llevando también su vara. Y, cuando todos hubieron
entregado sus varas al Gran Sacerdote, éste ofreció un sacrificio a Dios, y lo interrogó
sobre el caso. Y el Señor le dijo: Coloca las varas en el Santo de los Santos, y que
permanezcan allí. Y ordena a esos hombres que vuelvan mañana aquí, y que recuperen
sus varas. Y de la extremidad de una de ellas saldrá una paloma, que volará hacia el
cielo, y aquel en cuya vara se cumpla este prodigio será el designado para guardar a
María.
3. Y, al día siguiente, todos de nuevo se congregaron, y, después de haber ofrecido
incienso, el Pontífice entró en el Santo de los Santos, y presentó las varas. Y, úna vez
estuvieron todas distribuidas, se vio que no salía la paloma de ninguna de ellas. Y
Abiathar se revistió con el traje de las doce campanillas y con los hábitos sacerdotales,
y, entrando en el Santo de los Santos, encendió el fuego del sacrificio. Y, mientras
oraba, un ángel le apareció, diciéndole: Hay aquí una vara muy pequeña, con la que no
has contado, a pesar de haberla depositado con las otras. Cuando la hayas devuelto a
su dueño, verás presentarse en ella la señal que se te indicó. Y la vara era la de José,
quien, considerándose descartado, por ser viejo, y temiendo verse obligado a recibir a
la joven, no habían querido reclamar su vara. Y, como se mantuviese humildemente en
último término, Abiathar le gritó a gran voz: Ven y toma tu vara, que es a ti a quien se
espera. Y José avanzó temblando, por el fuerte acento con que lo llamara el Gran
Sacerdote. Y, apenas hubo tendido la mano, para tomar su vara, de la extremidad de
ésta surgió de pronto una paloma más blanca que la nieve y extremadamente bella, la
cual, después de haber volado algún tiempo en lo alto del templo, se perdió en el
espacio.
4. Entonces todo el pueblo felicitó al anciano, diciéndole: Feliz eres en tu vejez, pues
Dios te ha designado como digno de recibir a María. Y los sacerdotes le dijeron:
Tómala, puesto que has sido elegido por el Señor en toda la tribu de Judá. Pero José
empezó a prosternarse, suplicante, y les dijo con timidez: Soy viejo, y tengo hijos.
¿Por qué me confiáis a esta joven? Y el Gran Sacerdote le dijo: Recuerda, José, cómo
perecieron Dathan, Abirón y Coré, por haber despreciado la voluntad del Altísimo, y
teme no te suceda igual, si no acatas su orden. Y José le dijo: En verdad, no
menosprecio la voluntad del Altísimo, y seré el guardián de la muchacha hasta el día
en que el mismo Dios me haga saber cuál de mis hijos ha de tomarla por esposa.
Entretanto, dénsele algunas vírgenes de entre sus campaneras, con las cuales more. Y
Abiathar repuso: Se le darán vírgenes, para su consuelo, hasta que llegue el día fijado
para que tú la recibas, porque no podrá casarse con ningún otro que contigo.
5. Y José tomó a María con otras cinco doncellas, que habían de habitar con ella en su
casa. Y las doncellas eran Rebeca, Sefora, Susana, Abigea y Zahel, a las cuales los
sacerdotes dieron seda, lino, jacinto, violeta, escarlata y púrpura. Y echaron suertes
entre ellas, para saber lo en que cada una trabajaría, y a María le tocó la púrpura
destinada al velo del templo del Señor. Y, al tomarla, las otras le dijeron: Eres la más
joven de todas, y, sin embargo, has merecido obtener la púrpura. Y, después de decir
esto, empezaron a llamarla, por burla, la reina de las vírgenes. Pero, apenas acabaron
de hablar así, un ángel del Señor apareció en medio de ellas, y exclamó: Vuestro
apodo no será un apodo sarcástico, sino una profecía muy verdadera. Y las jóvenes
quedaron mudas de terror, ante la presencia del ángel y sus palabras, y suplicaron a
María que las perdonase, y que rogase por ellas.
La anuncíación
IX 1. Al día siguiente, mientras María se encontraba en la fuente, llenando su cántaro,
un ángel del Señor le apareció, y le dijo: Bienaventurada eres, María, porque has
preparado en tu seno un santuario para el Señor. Y he aquí que vendrá una luz del cielo
a habitar en ti, y, por ti, irradiará sobre el mundo entero.
2. Y, al tercer día, mientras tejía la púrpura con sus manos, se le presentó un joven de
inenarrable belleza. Al verlo, María quedó sobrecogida de temor, y se puso a temblar.
Pero el visitante le dijo: No temas, ni tiembles, María, porque has encontrado gracia a
los ojos de Dios, y de Sl concebirás un rey, que dominará no sólo en la tierra, sino que
también en los cielos, y que prevalecerá por los siglos de los siglos.
Vuelta de José
X 1. Y, en tanto que ocurría todo esto, José, que era carpintero, estaba en Capernaum,
al borde del mar, ocupado en sus trabajos. Y permaneció allí nueve meses. Y, vuelto a
su casa, encontró a María encinta. Y todos sus miembros se estremecieron, y, en su
desesperación, exclamó: Señor Dios, recibe mi alma, porque más vale morir que vivir.
Y las jóvenes que con María estaban le arguyeron: ¿Qué dices, José? Nosotras
sabemos que ningún hombre la ha tocado, y que su virginidad continúa íntegra, intacta
e inmaculada. Porque ha tenido por guardián a Dios, y ha permanecido siempre orando
con nosotras. A diario un ángel conversa con ella, y a diario recibe su alimento de
manos de ese ángel. ¿Cómo podría existir un solo pecado en ella? Y, si quieres que te
declaremos nuestras sospechas, nadie la ha puesto encinta, si no es el ángel de Dios.
2. Pero José dijo: ¿Por qué queréis embrollarme, haciéndome creer que quien se ha
unido a ella es un ángel de Dios? ¿No parece más seguro que un hombre haya fingido
ser un ángel de Dios, y la haya engañado? Y, al decir esto, lloraba y exclamaba: ¿Con
qué cara me presentaré en el templo del Señor? ¿Cómo osaré mirar a los sacerdotes?
¿Qué haré? Y, mientras hablaba así, pensaba en esconderse, y en abandonarla.
José confortado por un ángel
XI 1. Y ya había decidido levantarse en la noche, y huir, para habitar en un lugar
oculto, cuando, aquella misma noche, le apareció en sueños un ángel del Señor, que le
dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es
engendrado, del Espíritu Santo es. Y parirá un hijo, que será llamado Jesús, porque
salvará al pueblo de sus pecados.
2. Y, desvanecido el sueño, José se levantó, dando gracias a su Dios, y habló a María y
a las vírgenes que estaban con ella, y les contó su visión. Y, consolado con respecto a
María, dijo: He pecado, por haber abrigado sospecha contra ti.
La prueba del agua
XII 1. Tras esto, se extendió la nueva de que María estaba encinta. Y José fue
conducido ante el Gran Sacerdote por los servidores del templo, y aquél, con los
demás sacerdotes, lo colmó de reproches, diciéndole: ¿Por qué has seducido a una
doncella de tanto mérito, que los ángeles de Dios han nutrido en el templo como una
paloma, que no quiso nunca ni aun ver a un hombre, y que estaba tan instruida en la
ley de Dios? Si tú no la hubieses violentado, ella permanecería virgen hasta ahora.
Pero José juraba que nunca la había tocado. Entonces el Gran Sacerdote Abiathar le
dijo: Por vida de Dios, yo te haré beber el agua de la bebida del Señor, y en el acto tu
pecado será demostrado.
2. Entonces todo Israel se reunió en una muchedumbre innumerable, y también María
fue conducida al templo del Señor. Y los sacerdotes y los parientes de María le decían,
llorando: Confiesa tu pecado a los sacerdotes, tú que eras como una paloma en el
templo de Dios, y que recibías tu alimento de la mano de un ángel. José fue llevado al
altar. Y se le dio el agua de la bebida del Señor. Si un hombre, después de haber
mentido, la probaba, y daba siete veces la vuelta al altar, Dios ponía alguna señal sobre
su rostro. Y, cuando hubo bebido reposadamente, y dado siete vueltas al altar, ningún
signo de pecado apareció en su cara. Entonces, todos los sacerdotes y los servidores
del templo y la multitud proclamaron su virtud, diciendo: Feliz eres, porque en ti no se
ha hallado falta.
3. Y, llamando a María, le dijeron: Pero tú, ¿qué disculpa podrías dar? ¿Y qué mayor
signo podría mostrarse en ti que ese embarazo que te traiciona? Sólo te pedimos que
digas quién te ha seducido, ya que José está puro de toda relación contigo. Más te
valdrá confesar tu pecado que dejar que la cólera de Dios te marque con su signo ante
todo el pueblo. Empero María les dijo con firmeza y sin temblar: Si hay alguna
mancha o pecado o concupiscencia impura en mí, que Dios me designe a la faz de
todos los pueblos, para que yo sirva a todos de ejemplo saludable. Y se aproximó
confiadamente al altar del Señor, y bebió el agua de la bebida del Señor, y dio las siete
vueltas al altar, y no se vio en ella ninguna marca.
4. Y, como todo el pueblo estaba lleno de estupor y de duda, viendo el embarazo de
María, sin que signo de impureza apareciese en su rostro, se elevó entre la
muchedumbre un gran vocerío de palabras contradictorias. Unos loaban su santidad, al
paso que otros la acusaban. Entonces María, advirtiendo que el pueblo no estimaba su
justificación completa, dijo con clara voz, para ser entendida de todos: Por la vida del
Señor, Dios de los Ejércitos, en cuya presencia me hallo, que yo no he conocido
ningún hombre, y más que no lo debo conocer, porque desde mi infancia he tomado
esa resolución. Y desde mi infancia he hecho a Dios el voto de permanecer pura para
que me ha creado, y así quiero vivir para Él solo, y para Él solo permanecer sin mácula
mientras exista.
5. Entonces todos la abrazaron, pidiéndole que perdonase sus maliciosas sospechas. Y
todo el pueblo y los sacerdotes y todas las vírgenes la llevaron a su casa, regocijados,
gritando y diciendo: Bendito sea el nombre del Señor, porque ha manifestado tu
santidad a todo el pueblo de Israel.
Visión de los dos pueblos.
Nacimiento de Jesús en la gruta.
Testimonio de los pastores
XIII 1. Y ocurrió, algún tiempo más tarde, que un edicto de César Augusto obligó a
cada uno a empadronarse en su patria. Y este primer censo fue hecho por Cirino,
gobernador de Siria. José, pues, se vio obligado a partir con María para Bethlehem,
porque él era de ese país, y María era de la tribu de Judá, de la casa y patria de David.
Y, según José y María iban por el camino que conduce a Bethlehem, dijo María a José:
Veo ante mí dos pueblos, uno que llora, y otro que se regocija. Mas José le respondió:
Estáte sentada y sosténte sobre tu montura, y no digas palabras inútiles. Entonces un
hermoso niño, vestido con un traje magnífico, apareció ante ellos, y dijo a José: ¿Por
qué has llamado inútiles las palabras qúe María ha dicho de esos dos pueblos? Ella ha
visto al pueblo judío llorar, por haberse alejado de su Dios, y al pueblo de los gentiles
alegrarse, por haberse aproximado al Señor, según la promesa hecha a nuestros padres,
puesto que ha llegado el tiempo en que todas las naciones deben ser benditas en la
posteridad de Abraham.
2. Dichas estas palabras, el ángel hizo parar la bestia, por cuanto se acercaba el instante
del alumbramiento, y dijo a María que se apease, y que entrase en una gruta
subterránea en la que no había luz alguna, porque la claridad del día no penetraba
nunca allí. Pero, al entrar María, toda la gruta se iluminó y resplandeció, como si el sol
la hubiera invadido, y fuese la hora sexta del día, y, mientras María estuvo en la
caverna, ésta permaneció iluminada, día y noche, por aquel resplandor divino. Y ella
trajo al mundo un hijo que los ángeles rodearon desde que nació, diciendo: Gloria a
Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad.
3. Y José había ido a buscar comadronas. Mas, cuando estuvo de vuelta en la gruta,
María había ya parido a su hijo. Y José le dijo: Te he traído dos comadronas, Zelomi y
Salomé, mas no osan entrar en la gruta a causa de esta luz demasiado viva. Y María,
oyéndola, sonrió. Pero José le dijo: No sonrías, antes sé prudente, por si tienes
necesidad de algún remedio. Entonces hizo entrar a una de ellas. Y Zelomi, habiendo
entrado, dijo a María: Permíteme que te toque. Y, habiéndolo permitido María la
comadrona dio un gran grito y dijo: Señor, Señor, ten piedad de mí. He aquí lo que yo
nunca he oído, ni supuesto, pues sus pechos están llenos de leche, y ha parido un niño,
y continúa virgen. El nacimiento no ha sido maculado por ninguna efusión de sangre,
y el parto se ha producido sin dolor. Virgen ha concebido, virgen ha parido, y virgen
permanece.
4. Oyendo estas palabras, la otra comadrona, llamada Salomé, dijo: Yo no puedo creer
eso que oigo, a no asegurarme por mí misma. Y Salomé, entrando, dijo a Maria:
Permíteme tocarte, y asegurarme de que lo que ha dicho Zelomi es verdad. Y, como
María le diese permiso, Salomé adelanté la mano. Y al tocarla, súbitamente su mano se
secó, y de dolor se puso a llorar amargamente, y a desesperarse, y a gritar: Señor, tú
sabes que siempre te he temido, que he atendido a los pobres sin pedir nada en cambio,
que nada he admitido de la viuda o del huérfano, y que nunca he despachado a un
menesteroso con las manos vacías. Y he aquí que hoy me veo desgraciada por mi
incredulidad, y por dudar de vuestra virgen.
5. Y, hablando ella así, un joven de gran belleza apareció a su lado, y la dijo:
Aproxímate al niño, adóralo, tócalo con tu mano, y él te curará, porque es el Salvador
del mundo y de cuantos esperan en él. Y tan pronto como ella se acercó al niño, y lo
adoró, y tocó los lienzos en que estaba envuelto, su mano fue curada. Y, saliendo
fuera, se puso a proclamar a grandes voces los prodigios que había visto y
experimentado, y cómo había sido curada, y muchos creyeron en sus palabras.
6. Porque unos pastores afirmaban a su vez que habían visto a medianoche ángeles
cantando un himno, loando y bendiciendo al Dios del cielo, y diciendo que el Salvador
de todos, el Cristo, había nacido, y que en él debía Israel encontrar su salvación.
7. Y una gran estrella brillaba encima de la gruta, de la tarde a la mañana, y nunca,
desde el principio del mundo, se había visto una tan grande. Y los profetas que estaban
en Jerusalén decían que esa estrella indicaba el nacimiento del Cristo, el cual debía
cumplir las promesas hechas, no sólo a Israel, sino a todas las naciones.
El buey y el asno del pesebre
XIV 1. El tercer día después del nacimiento del Señor, María salió de la gruta, y entró
en un establo, y deposité al niño en el pesebre, y el buey y el asno lo adoraron.
Entonces se cumplió lo que había anunciado el profeta Isaías: El buey ha conocido a
su dueño y el asno el pesebre de su señor.
2. Y estos mismos animales, que tenían al niño entre ellos, lo adoraban sin cesar.
Entonces se cumplió lo que se dijo por boca del profeta Habacuc: Te manifestarás
entre dos animales. Y José y María permanecieron en este sitio con el niño durante tres
días.
La circuncisión
XV 1. El sexto día entraron en Bethlehem, donde pasaron el séptimo día. El octavo,
circuncidaron al niño, y lo llamaron Jesús, como lo había denominado el ángel antes
de su concepción. Cuando se cumplieron, según la ley de Moisés, los días de la
purificación de María, José condujo al niño al templo del Señor. Y, como el niño había
sido circunciso, ofrecieron por él dos tórtolas y dos pichones.
2. Y había en el templo un hombre de Dios, perfecto y justo, llamado Simeón, y de
edad de ciento doce años. Y el Señor le había hecho saber que no moriría sin haber
visto al Cristo, hijo de Dios encarnado. Cuando hubo visto al niño, gritó en alta voz:
Dios ha visitado a su pueblo y el Señor ha cumplido su promesa. Y adoró al niño.
Luego, tomándolo en su manto, lo adoró otra vez, y le besó los pies, diciendo: Ahora,
Señor, deja partir a tu servidor en paz, según tu promesa, puesto que mis ojos han visto
tu salvación, que has preparado a la faz de todos los pueblos: luz que debe disipar las
tinieblas de las naciones, e ilustrar a Israel, tu pueblo.
3. Había también en el templo del Señor una profetisa llamada Ana, hija de Fanuel, de
la tribu de Aser, que había vivido con su marido siete años después de su virginidad, y
que era viuda hacía ochenta y cuatro años. Nunca se había alejado del templo del
Señor, entregándose siempre a la oración y al ayuno. Y, acercándose, adoró al niño, y
proclamó que era la redención del siglo.
Visita de los magos
XVI 1. Y, transcurridos dos años, vinieron de Oriente a Jerusalén unos magos, que
traían consigo grandes ofrendas, y que interrogaron a los judíos, diciéndoles: ¿Dónde
está el rey que os ha nacido? Porque hemos visto su estrella en Oriente, y venimos a
adorarlo. Y la nueva llegó al rey Herodes, y lo asustó tanto, que consultó a los
escribas, a los fariseos y a los doctores del pueblo para saber por ellos dónde habían
anunciado los profetas que debía nacer el Cristo. Y ellos respondieron: En Bethlehem
de Judea. Porque está escrito: Y tu, Bethlehem, tierra de Judá, no eres la menor entre
las ciudades de Judá, porque de ti debe salir el jefe que regirá a Israel, mi pueblo.
Entonces el rey Herodes llamó a los magos, e inquirió de ellos el tiempo en que la
estrella había aparecido. Y los envió a Bethlehem, diciéndoles: Id, e informaos
exactamente del niño, y, cuando lo hayáis encontrado, anunciádmelo, a fin de que yo
también lo adore.
2. Y, al dirigirse los magos a Bethlehem, la estrella les apareció en el camino, como
para servirles de guía, hasta que llegaron adonde estaba el niño. Y los magos, al
divisar la estrella, se llenaron de alegría, y, entrando en su casa, vieron al niño Jesús,
que reposaba en el seno de su madre. Entonces descubrieron sus tesoros, e hicieron a
María y a José muy ricos presentes. Al niño mismo cada uno le ofreció una pieza de
oro. Después, uno ofreció oro, otro incienso y otro mirra. Y, como quisieran volver a
Herodes, un ángel les advirtió en sueños que no hiciesen tal. Adoraron, pues, al niño
con alegría extrema, y volvieron a su país por otro camino.
Degollación de los inocentes
XVII 1. Viendo el rey Herodes que había sido burlado por los magos, ardió en
cólera, y envió gentes para que los capturaran y los mataran. Y, no habiéndolos
apresado, ordenó degollar en Bethlehem a todos los niños de dos años para abajo,
según el tiempo que había inquirido de los magos.
2. Pero la víspera del día en que esto tuvo lugar, José fue advertido en sueños por un
ángel del Señor, que le dijo: Toma a María y al niño, y dirígete a Egipto por el camino
del desierto. Y José partió, siguiendo las palabras del ángel.
Jesús y los dragones
XVIII 1. Habiendo llegado a una gruta, y queriendo reposar allí, María descendió de
su montura, y se sentó, teniendo a Jesús en sus rodillas. Tres muchachos hacían ruta
con José, y una joven con María. Y he aquí que de pronto salió de la gruta una
multitud de dragones, y, a su vista, los niños lanzaron gritos de espanto. Entonces
Jesús, descendiendo de las rodillas de su madre, se puso en pie delante de los
dragones, y éstos lo adoraron, y se fueron. Y así se cumplió la profecía de David:
Alabad al Señor sobre la tierra, vosotros, los dragones y todos los abismos.
2. Y el niño Jesús, andando delante de ellos, les ordenó no hacer mal a los hombres.
Pero José y María temían que el niño fuese herido por los dragones. Y Jesús les dijo:
No temáis, y no me miréis como un niño, porque yo he sido siempre un hombre hecho,
y es preciso que todas las bestias de los bosques se amansen ante mi.
Los leones guían la caravana
XIX 1. Igualmente los leones y los leopardos lo adoraban, y los acompañaban en el
desierto. Por doquiera que iban José y María, ellos los precedían, señalaban la ruta, e,
inclinando sus cabezas, reverenciaban a Jesús. El primer día que María vio venir
leones y toda clase de fieras hacia ella, tuvo gran temor. Pero el niño Jesús, mirándola
alegremente, le dijo: No temas nada, madre mía, que no es por hacerte mal, sino para
obedecerte, por lo que vienen a tu alrededor. Y, con estas palabras, disipó todo temor
del corazón de Maria.
2. Los leones hacían camino con ellos y con los bueyes y los asnos y las bestias de
carga que llevaban los equipajes, y no les causaban ningún mal, sino que marchaban
con toda dulzura entre los corderos y las ovejas que José y María habían llevado de
Judea, y que conservaban con ellos. Y andaban también por entre los lobos, y nadie
sufría ningún mal. Entonces se cumplió lo que había dicho el profeta: Los lobos
pacerán con los corderos, y el león y el buey comerán la misma paja. Porque había dos
bueyes y una carreta en la que iban los objetos necesarios, y los leones los dirigían en
su marcha.
Milagro de la palmera
XX 1. Y ocurrió que, al tercer día de su viaje, María estaba fatigada en el desierto por
el ardor del sol, y, viendo una palmera, dijo a José: Voy a descansar un poco a su
sombra. Y José la condujo hasta la palmera, y la hizo apearse de su montura. Cuando
María estuvo sentada, levantó los ojos a la palmera, y, viendo que estaba cargada de
frutos, dijo a José: Yo quisiera, si fuese posible, probar los frutos de esta palmera. Y
José le dijo: Me sorprende que hables así, viendo la altura de ese árbol, y que pienses
en comer sus frutos. Lo que a mí me preocupa es la falta de agua, pues ya no queda en
nuestros odres, y no tenemos para nosotros, ni para nuestros animales.
2. Entonces el niño Jesús, que descansaba, con la figura serena y puesto sobre las
rodillas de su madre, dijo a la palmera: Arbol, inclínate, y alimenta a mi madre con tus
frutos. Y a estas palabras la palmera inclinó su copa hasta los pies de María, y
arrancaron frutos con que hicieron todos refacción. Y, no bien hubieron comido, el
árbol siguió inclinado, esperando para erguirse la orden del que lo había hecho
inclinarse. Entonces le dijo Jesús: Yérguete, palmera, recobra tu fuerza, y sé la
compañera de los árboles que hay en el paraíso de mi Padre. Descubre con tus raíces el
manantial que corre bajo tierra, y haz que brote agua bastante para apagar nuestra sed.
Y en seguida el árbol se enderezó, y de entre sus raíces brotaron hilos de un agua muy
clara, muy fresca y de una extremada dulzura. Y, viendo aquel agua, todos se
regocijaron, y bebieron, ellos y todas las bestias de carga, y dieron gracias a Dios.
La palma de la victoria
XXI 1. A la mañana siguiente, partieron, y, en el momento en que se ponían en
camino, Jesús se volvió hacia la palmera y dijo: Yo te concedo, palmera, el privilegio
de que una de tus ramas sea llevada por mis ángeles y plantada en el paraíso de mi
Padre. Te quiero conferir este favor, para que se diga a aquellos que hayan vencido en
cualquier lucha: Has obtenido la palma de la victoria. Y, mientras decía esto, he aquí
que un ángel del Señor apareció sobre la palmera, y, tomando una de sus ramas, voló
hacia el cielo con ella en la mano.
2. Y, viendo tal, todos cayeron de hinojos, y quedaron como muertos. Mas Jesús les
dijo: ¿Por qué ha invadido el temor vuestros corazones? ¿Ignoráis que esa palmera que
he hecho transportar al paraíso será dispuesta para todos los santos en un lugar de
delicias, como ha sido preparada para vosotros en este desierto? Y todos se levantaron
llenos de alegría.
Los ídolos de Sotina
XXII 1. Y, según caminaban, José dijo a Jesús: Señor, el calor nos abruma.
Tomemos, si quieres, el camino cercano al mar, para poder reposar en las ciudades de
la costa. Jesús le respondió: No temas nada, José, que yo abreviaré nuestra ruta, de
suerte que la distancia que habíamos de recorrer en treinta días la franqueemos en esta
sola jornada. Y, mientras hablaban así, he aquí que, mirando ante ellos, divisaron las
montañas y las ciudades de Egipto.
2. Alegremente entraron en el territorio de Hermópolis y llegaron a una ciudad
denominada Sotina, y, como no conocían a nadie que hubiese podido darles
hospitalidad, penetraron en un templo que se llamaba el capitolio de Egipto. Y en este
templo había trescientos sesenta y cinco ídolos, a quienes se rendían a diario honores
divinos con ceremonias sacrílegas.
Cumplimiento de una profecía de Isaías
XXIII 1. Pero ocurrió que, cuando la bienaventurada María, con el niño, entró en el
templo, todos los ídolos cayeron por tierra, cara al suelo y hechos pedazos, y así
revelaron que no eran nada.
2. Ernonces se cumplió lo que había dicho el profeta Isaías: He aquí que el Señor
vendrá sobre una nube ligera, y entrará en Egipto, y todas las obras de la mano de los
egipcios temblarán ante su faz.
Afrodisio adora a Jesús
XXIV 1. Y, anunciada la nueva a Afrodisio, gobernador de la ciudad, éste vino al
templo con todas sus tropas. Y, al verlo acudir, los pontífices del templo esperaban que
castigase a los que habían causado la caída de los dioses.
2. Pero, entrando en el templo, cuando vio a todos los ídolos caídos de cara al suelo, se
acercó a María, y adoró al niño, que ella llevaba sobre su seno, y, cuando lo hubo
adorado, se dirigió a su ejército y a sus amigos, diciendo: Si éste no fuera el Dios de
nuestros dioses, éstos no se prosternarían ante él, por lo que atestiguan tácitamente que
es su Señor. Conque, si nosotros no hacemos prudentemente lo que vemos hacer a
nuestros dioses, correremos el riesgo de atraer su indignación y de perecer, como
ocurrió al Faraón de Egipto, que, por no rendirse a grandes prodigios, fue ahogado en
el mar con todo su ejército. Entonces, por Jesucristo, todo el pueblo de aquella ciudad
creyó en el Señor Dios.
Regreso de Egipto a Judea
XXV 1. Poco tiempo más tarde, el ángel dijo a José:
2. Vuelve al país de Judá, pues muertos son los que querían la vida del niño.
Juegos del niño Jesús
XXVI 1. Después de su vuelta de Egipto, y estando en Galilea, Jesús, que entraba ya
en el cuarto año de su edad, jugaba un día de sábado con los niños a la orilla del
Jordán. Estando sentado, Jesús hizo con la azada siete pequeñas lagunas, a las que
dirigió varios pequeños surcos, por los que el agua del río iba y venía. Entonces uno de
los niños, hijo del diablo, obstruyó por envidia las salidas del agua, y destruyó lo que
Jesús había hecho. Y Jesús le dijo: ¡Sea la desgracia sobre ti, hijo de la muerte, hijo de
Satán! ¿Cómo te atreves a destruir las obras que yo hago? Y el que aquello había
hecho murio.
2. Y los padres del difunto alzaron tumultuosamente la voz contra José y María,
diciendo: Vuestro hijo ha maldecido al nuestro, y éste ha muerto. Y, cuando José y
María los oyeron, fueron en seguida cerca de Jesús, a causa de las quejas de los padres,
y de que se reunían los judíos. Pero José dijo en secreto a María: Yo no me atrevo a
hablarle, pero tú adviértelo y dile: ¿Por qué has provocado contra nosotros el odio del
pueblo y nos has abrumado con la cólera de los hombres? Y su madre fue a él, y le
rogó, diciendo: Señor, ¿qué ha hecho ese niño para morir? Pero él respondió: Merecía
la muerte, porque había destruido las obras que yo hice.
3. Y su madre le insistía, diciendo: No permitas, Señor, que todos se levanten contra
nosotros. Y él, no queriendo afligir a su madre, tocó con el pie derecho la pierna del
muerto, y le dijo: Levántate, hijo de la iniquidad, que no eres digno de entrar en el
reposo de mi Padre, porque has destruido las obras que yo he hecho. Entonces, el que
estaba muerto, se levantó, y se fue. Y Jesús, por su potencia, condujo el agua por unos
surcos a las pequeñas lagunas.
Los gorriones de Jesús
XXVII 1. Después de esto, Jesús tomó el barro de los hoyos que había hecho y, a la
vista de todos, fabricó doce pajarillos. Era el día del sábado, y había muchos niños con
él. Y, como uno de. los judíos hubiese visto lo que hacía, dijo a José: ¿No estás viendo
al niño Jesús trabajar el sábado, lo que no está permitido? Ha hecho doce pajarillos
con su herramienta. José reprendió a Jesús, diciéndole: ¿Por qué haces en sábado lo
que no nos está permitido hacer? Pero Jesús, oyendo a José, batió sus manos y dijo a
los pájaros: Volad. Y a esta orden volaron, y, mientras todos oían y miraban, él dijo a
las aves: Id y volad por el mundo y por todo el universo, y vivid.
2. Y los asistentes, viendo tales prodigios, quedaron llenos de gran asombro. Unos lo
admiraban y lo alababan, mas otros lo criticaban. Y algunos fueron a buscar a los
príncipes de los sacerdotes y a los jefes de los fariseos, y les contaron que Jesús, hijo
de José, en presencia de todo el pueblo de Israel, había hecho grandes prodigios, y
revelado un gran poder. Y esto se relató en las doce tribus de Israel.
Muerte del hijo de Anás
XXVIII 1. Y otra vez un hijo de Anás, sacerdote del templo, que había venido con
José, y que llevaba en la mano una vara, destruyó con ella, lleno de cólera y en
presencia de todos, los pequeños estanques que Jesús había hecho, y esparció el agua
que Jesús había conducido, y destruyó los surcos por donde venía.
2. Y Jesús, viendo esto, dijo a aquel muchacho que había destruido su obra: Grano
execrable de iniquidad, hijo de la muerte, oficina de Satán, a buen seguro que el fruto
de tu semilla quedará sin fuerza, tus raíces sin humedad, tus ramas áridas y sin
sazonar. Y en seguida, en presencia de todos, el niño se desecó, y murió.
Castigo de los hijos de Satán
XXIX 1. Entonces José se espantó, y llevó a Jesús y a su madre a casa.
2. Y he aquí que un niño, también agente de iniquidad, corriendo a su encuentro, se
arrojó sobre un hombro de Jesús, por burlarse de él, o por hacerle daño, si podía. Pero
Jesús le dijo: No volverás sano y salvo del camino que haces. Y en seguida el niño
feneció. Y los padres del muerto, que habían visto lo que pasara, dieron gritos,
diciendo: ¿Dónde ha nacido ese niño? Manifiesta que toda palabra que dice es
verdadera, y aun a menudo se cumple antes de que la pronuncie. Y se acercaron a José,
y le dijeron: Conduce a Jesús fuera de aquí, porque no puede habitar con nosotros en
esta población. O, a lo menos, enséñale a bendecir, y no a maldecir. Y José fue a Jesús
y le dijo: ¿Por qué obras así? Muchos tienen ya quejas de ti, y nos odian por tu causa,
y por ti sufrimos vejaciones de las gentes. Mas Jesús, respondiendo a José, dijo: No
hay más hijo prudente que aquel a quien su padre ha instruido siguiendo la ciencia de
este tiempo, y la maldición de su padre no daña a nadie, sino a los que hacen el mal.
3. Entonces las gentes se amotinaron contra Jesús, y lo acusaron ante su padre. Y,
cuando José vio aquello, se asustó mucho, temiendo un acceso de violencia y una
sedición en el pueblo de Israel. En aquel momento, Jesús tomó por la oreja al niño que
había muerto, y lo alzó de tierra en presencia de todos. Y se vio entonces a Jesús
conversar con él, como un padre con su hijo. Y el espíritu del niño volvió en sí, y se
reanimó, y todos quedaron llenos de sorpresa.
Zaquías
XXX 1. Un maestro judío, llamado Zaquías, habiendo oído asegurar de Jesús que
poseía una sabiduría más que eminente, concibió propósitos intemperantes e
inconsiderados contra José, a quien dijo: ¿No quieres confiarme a tu hijo, para que lo
instruya en la ciencia humana y en la religión? Pero bien veo que tú y María preferís
vuestro hijo a las tradiciones de los ancianos del pueblo. Deberíais respetar más a los
sacerdotes de la Sinagoga de Israel, y cuidar de que vuestro hijo compartiese con los
otros niños una afección mutua, y de que se instruyese, al lado de ellos, en la doctrina
judaica.
2. José respondió diciendo: ¿Y quién es el que podrá guardar e instruir a ese niño?
Mas, si tú quieres hacerlo, nosotros no nos oponemos en modo alguno a que lo ilustres
en todo aquello que los hombres enseñan. Habiendo oído Jesús las palabras de
Zaquías, le respondió, y le dijo: Maestro de la ley, a un hombre como tú, le conviene
parar en todo lo que acabas de decir y de nombrar. Yo soy extraño a vuestras
instituciones, y estoy exento de vuestros tribunales, y no tengo padre según la carne.
Cuanto a vosotros que leéis la Ley, y que os instruís en ella, debéis permanecer en ella.
Aunque presumas de no tener igual en materia de ciencia, aprenderás de mí que
ningún otro que yo puede enseñar las cosas de que has hablado. Y, cuando haya salido
de la tierra, abolirá toda mención de la genealogía de tu raza. Tú, en efecto, ignoras de
quién he nacido, y de dónde vengo. Pero yo os conozco a todos exactamente, y sé
cuándo habéis nacido, y qué edad tenéis, y cuánto tiempo permaneceréis en este
mundo.
3. Entonces cuantos habían oído estas palabras quedaron asombrados, y exclamaron:
He aquí un verdaderamente grande y admirable misterio. Nunca hemos oído nada
semejante. Nada de este género ha sido dicho por otro, ni por los profetas, ni por los
fariseos, ni nunca tal se ha oído. Nosotros sabemos dónde él ha nacido, y que tiene
cinco años apenas. ¿De dónde viene que pronuncie esas palabras? Los fariseos
respondieron: Jamás oímos a un niño tan pequeño pronunciar tales palabras.
4. Y Jesús, contestándoles, dijo: ¿Os sorprende oír a un niño pronunciar tales palabras?
¿Por qué, pues, no dais fe a lo que os he dicho? Y puesto que, cuando yo os he dicho
que sé cuándo habéis nacido, os habéis asombrado, os diré más, para que os asombráis
más aún. Yo he tratado a Abraham, a quien vosotros llamáis vuestro padre, y le he
hablado, y él me ha visto. Oyendo estas palabras, todos callaban, y nadie osaba hablar.
Y Jesús les dijo: He estado entre vosotros con los niños, y no me habéis conocido. Os
he hablado como a sabios, y no me habéis comprendido, porque, en realidad, sois más
jóvenes que yo, y además, no tenéis fe.
Sabiduría de Jesús. Confusión de Leví
XXXI 1. Otra vez el maestro Zaquías, doctor de la Ley, dijo a José y María: Dadme
al niño, y lo confiará al maestro Leví, que le enseñará las letras, y lo instruirá.
Entonces José y María, acariciando a Jesús, lo condujeron a la escuela, para que fuese
instruido por el viejo Leví. Jesús, luego que entró, guardaba silencio. Y el maestro
Leví, nombrando una letra a Jesús, y comenzando por la primera, Aleph, le dijo:
Responde. Pero Jesús calló, y no respondió nada. Entonces el maestro, irritado, cogió
una vara, y le pegó en la cabeza.
2. Pero Jesús dijo al profesor: Sabe, en verdad, que el que es golpeado instruye al que
le pega, en vez de ser instruido por él. Pero todos los que estudian y que escuchan son
como un bronce sonoro o como un címbalo resonante, y les falta el sentido y la
inteligencia de las cosas significadas por su sonido. Y, continuando Jesús, dijo a
Zaquías: Toda letra, desde la Aleph a la Thau, se distingue por su disposición. Dime,
pues, primero lo que es Thau, y te diré lo que es Aleph. Y aún dijo Jesús: Hipócritas,
¿cómo los que no conocen lo que es Aleph podrán decir Thau? Di primero lo que es
Aleph, y te creerá cuando digas Beth. Y Jesús se puso a preguntar el nombre de cada
letra, y dijo: Diga el maestro de la Ley lo que es la primera letra, o por qué tiene
numerosos triángulos, graduados, agudos, etc. Cuando Leví lo oyó hablar así del orden
y disposición de las letras, quedó estupefacto.
3. Entonces comenzó a gritar ante todos, y a decir: ¿Es que este niño debe vivir sobre
la tierra? Merece, por el contrario, ser elevado en una gran cruz. Porque puede apagar
el fuego, y burlarse de otros tormentos. Pienso que existía antes del cataclismo, y que
ha nacido antes del diluvio. ¿Qué entrañas lo han llevado? ¿Qué madre lo ha puesto en
el mundo? ¿Qué seno lo ha amamantado? Me arredro ante él, por no poder sostener la
palabra que sale de su boca. Mi corazón se asombra de oír tales palabras, y pienso que
a ningún hombre es dable comprenderlas, a menos que Dios no esté con él. Y ahora,
desgraciado de mí, he quedado entregado a sus burlas. Ahora que creía tener un
discípulo, he encontrado un maestro, sin saberlo. ¿Qué diré? No puedo sostener las
palabras de este niño, y huirá de esta ciudad, porque no puedo comprenderlo. Viejo
soy, y he sido vencido por un niño. No puedo encontrar ni el principio ni el fin de lo
que afirma. Os digo, en verdad, y no miento, que, a mis ojos, este niño, juzgando por
sus primeras palabras y por el fin de su intención, no parece tener nada de común con
los hombres. No sé si es un hechicero o un dios, o si un ángel de Dios había en él. Lo
que es, de dónde viene, lo que llegará a ser, lo ignoro.
4. Entonces Jesús, con aire satisfecho, le sonrió, y dijo en tono imperioso a los hijos de
Israel, que estaban presentes, y que lo escuchaban: Los estériles sean fecundos, los
ciegos vean, los cojos anden derechos, los pobres tengan bienes, y los muertos
resuciten, para que cada uno vuelva a su estado primero, y viva en aquel que es la raíz
de la vida y de la dulzura perpetua. Y, cuando el niño Jesús hubo dicho esto, todos los
que estaban aquejados de enfermedades fueron curados. Y nadie osaba ya decirle nada,
ni oír nada de él.
Jesús resucita a un niño muerto
XXXII 1. Después de esto, José y María fueron con Jesús a la ciudad de Nazareth, y
él estaba allí con sus padres. Un día de sábado, en que Jesús jugaba en la terraza de
una casa con otros niños, uno de ellos hizo caer de la terraza al suelo a otro, que murió.
Y como los padres del niño no habían visto esto, lanzaron gritos contra José y María,
diciendo: Vuestro hijo ha hecho caer al nuestro, y lo ha matado.
2. Pero Jesús callaba, y no respondía palabra. José y María fueron cerca de Jesús, y su
madre lo interrogó, diciendo: Mi Señor, dime si tú lo has tirado. Entonces Jesús
descendió de la terraza, y llamó al muerto por su nombre de Zenón. Y éste respondió:
Señor. Y Jesús le preguntó: ¿Te he tirado yo de la terraza al suelo? El niño contestó:
No, Señor.
3. Y los padres del niño que había muerto se maravillaron, y honraron a Jesús por el
milagro que había hecho. Y de allí José y María partieron con Jesús para Jericó.
Jesús en la fuente
XXXIII 1. Jesús tenía seis años, y su madre lo envió a buscar agua a la fuente con
los niños. Y sucedió que, cuando había llenado su vasija de agua, uno de los niños lo
empujó y le destrozó la vasija.
2. Pero Jesús extendió el manto que llevaba, y recogió en él tanta agua como había en
el cántaro, y la llevó a su madre. La cual, viendo todo esto, se sorprendía, meditaba
dentro de sí misma, y lo guardaba todo en su corazón.
Milagro del grano de trigo
XXXIV 1. Otro día Jesús fue al campo, y, tomando un grano de trigo del granero de
su madre, lo sembró él mismo.
2. Y el grano germinó, y se multiplicó extremadamente. Lo recolectó él mismo, y
recogió tres medidas de trigo, que dio a sus numerosos parientes.
Jesús en medio de los leones
XXXV 1. Hay un camino que sale de Jericó, y que va hacia el Jordán, en el lugar por
donde pasaron los hijos de Israel, y donde se dice que se detuvo el arca de la alianza. Y
Jesús, siendo de edad de ocho años, salió de Jericó, y fue hacia el Jordán.
2. Y había, al lado del camino, cerca de la orilla del Jordán, una caverna en que una
leona nutría sus cachorros, y nadie podía seguir con seguridad aquel camino. Jesús,
viniendo de Jericó, y oyendo que una leona tenía su guarida en aquella caverna, entró
en ella a la vista de todos. Mas, cuando los leones divisaron a Jesús, corrieron a su
encuentro, y lo adoraron. Y Jesús estaba sentado en la caverna, y los leoncillos corrían
aquí y allá, alrededor de sus pies, acariciándolo y jugando con él. Los leones viejos se
mantenían a lo lejos, con la cabeza baja, lo adoraban, y movían dulcemente su cola
ante él. Entonces el pueblo, que permanecía a distancia, no viendo a Jesús, dijo: Si no
hubiesen él o sus parientes cometido grandes pecados, no se habría ofrecido él mismo
a los leones. Y, mientras el pueblo se entregaba a estos pensamientos, y estaba
abrumado de tristeza, he aquí que de súbito, en presencia de todos, Jesús salió de la
caverna, y los leones viejos lo precedían, y los leoncillos jugaban a sus pies.
3. Los parientes de Jesús se mantenían a distancia, con la cabeza baja, y miraban. El
pueblo permanecía también alejado, a causa de los leones, y no osaba unirse a ellos.
Entonces Jesús dijo al pueblo: ¡Cuánto más valen las bestias feroces, que reconocen a
su Maestro, y que lo glorifican, que vosotros, hombres, que habéis sido creados a
imagen y semejanza de Dios, y que lo ignoráis! Las bestias me reconocen, y se
amansan. Los hombres me ven, y no me conocen.
Jesús despide en paz a los leones y les ordena que no hagan daño a nadie
XXXVI 1. Luego Jesús atravesó el Jordán con los leones, a la vista de todos, y el
agua del Jordán se separó a derecha e izquierda. Entonces dijo a los leones, de forma
que todos lo oyeran: Id en paz, y no hagáis daño a nadie, pero que nadie os enoje hasta
que volváis al lugar de que habéis salido.
2. Y las fieras, saludándolo, no con la voz, pero sí con la actitud del cuerpo, volvieron
a la caverna. Y Jesús regresó cerca de su madre.
Milagro del trozo de madera
XXXVII 1. Como José era carpintero, y no fabricaba más que yugos para los
bueyes, arados, carros, instrumentos de labranza y camas de madera, ocurrió que un
hombre joven le encargó hacerle un lecho de seis codos. José mandó a su aprendiz
cortar la madera mediante una sierra de hierro, según la medida que había sido dada.
Pero el aprendiz no guardó la medida prescrita, e hizo una pieza de madera más corta
que la otra. Y José empezó a preocuparse y a pensar en lo que convenía hacer al
respecto.
2. Y, cuando Jesús lo vio preocupado con que no había arreglo posible, le habló para
consolarlo, diciéndole: Ven, tomemos las extremidades de las dos piezas de madera,
coloquémoslas una junto a otra, y tiremos de ellas hacia nosotros, para que podamos
hacerlas iguales. José obedeció, porque sabía que podía hacer cuanto quisiera. Y tomó
los extremos de los trozos de madera, y los apoyó contra un muro, cerca de él, y Jesús
tomó los otros extremos, tiró del trozo más corto, y lo hizo igual al más largo. Y dijo a
José: Ve a trabajar, y haz lo que has prometido. Y José hizo lo que había prometido.
Explicación del alfabeto
XXXVIII 1. Por segunda vez pidió el pueblo a José y María que enviasen a Jesús a
aprender las letras a la escuela. No se negaron a hacerlo, y, siguiendo el orden de los
ancianos, lo llevaron a un maestro para que lo instruyese en la ciencia humana. Y el
maestro comenzó a instruirlo con un tono imperioso, ordenándole: Di Alpha. Pero
Jesús le contestó: Dime primero qué es Beth, y te diré qué es Alpha. Y el maestro,
irritado, pegó a Jesús, y, apenas lo hubo tocado, cuando murió.
2. Y Jesús volvió a casa de su madre. José, aterrado, llamó a María y le dijo: Mi alma
está triste hasta la muerte por causa de este niño. Porque puede ocurrir que cualquier
día alguien lo hiera a traición, y muera. Pero María, respondiéndole, dijo: Hombre de
Dios, no creo que eso pueda pasar, antes creo con certeza que aquel que lo ha enviado
para nacer entre los hombres lo protegerá contra toda malignidad, y lo conservará en
su nombre al abrigo del mal.
El niño Jesús explica la Ley
XXXIX 1. Por tercera vez rogaron los judíos a María y a José que condujeran con
dulzura al niño a otro maestro, para ser instruido. Y José y María, temiendo al pueblo,
a la insolencia de los príncipes y a las amenazas de los sacerdotes, lo llevaron de
nuevo a la escuela, aun sabiendo que nada podía aprender de un hombre el que tenía
de Dios una ciencia perfecta.
2. Cuando Jesús hubo entrado en la escuela, guiado por el Espíritu Santo, tomó el libro
de manos del maestro que enseñaba la Ley, y en presencia de todo el pueblo, que lo
veía y oía, se puso a leer no lo que estaba escrito en el libro, sino que hablaba en él el
espíritu de Dios vivo, como si un torrente de agua brotase de una fuente viva, y como
si esa fuente estuviese siempre colmada. Y enseñó al pueblo con tanta energía la
grandeza de Dios, que el mismo maestro cayó a tierra, y lo adoró. Pero el corazón de
los que allí estaban, y lo habían oído hablar, fue presa del estupor. Y cuando José lo
hubo oído, fue corriendo hacia Jesús, temeroso de que el maestro muriese. Y,
viéndolo, el maestro dijo: No me has dado un discípulo, sino un maestro. ¿Quién
sostendrá la fuerza de sus palabras? Entonces se cumplió lo que fue dicho por el
salmista: El río de Dios está lleno de agua. Tú has preparado su nutrición, porque así
es como se prepara.
Jesús resucita a un muerto a ruegos de José
XL 1. Y José partió de allí con María y Jesús, para ir a Capernaum, a orillas del mar, a
causa de la maldad de sus enemigos. Y, cuando Jesús moraba en Capernaum, había en
la ciudad un hombre llamado José e inmensamente rico. Pero había sucumbido a la
enfermedad, y estaba extendido muerto sobre su lecho.
2. Y, cuando Jesús hubo oído a los que gemían y se lamentaban sobre el muerto, dijo a
José: ¿Por qué no prestas el socorro de tu bondad a ese hombre que lleva el mismo
nombre que tú? Y José le respondió: ¿Qué poder o qué medio tengo yo de prestarle
socorro? Y le dijo Jesús: Toma el pañuelo que llevas en la cabeza, ponlo sobre el
rostro del muerto, y dile: El Cristo te salve. Y en seguida el muerto quedará curado, y
se levantará de su lecho. Después de haberlo oído, José fue corriendo a cumplir la
orden de Jesús, entró en la casa del muerto, y colocó sobre su rostro el pañuelo que él
llevaba sobre su cabeza, diciéndole: Jesús te salve. Y al instante el muerto se levantó
de su lecho, preguntando quién era Jesús.
Curación de Jacobo
XLI 1. Y fueron a la ciudad que se llama Bethlehem, y José estaba en su casa con
María, y Jesús con ellos. Y un día José llamó a Jacobo, su primogénito, y lo envió a la
huerta a recoger legumbres para hacer un potaje. Jesús siguió a su hermano a la huerta,
y José y María no lo sabían. Y he aquí que, mientras Jacobo recogía las legumbres,
una víbora salió de un agujero, y mordió la mano del muchacho, que se puso a gritar,
por el mucho dolor. Y, ya desfalleciente, clamaba con voz llena de amargura: ¡Ah, una
malvada víbora me ha herido la mano!
2. Pero Jesús, que estaba al otro lado, corrió hacia Jacobo, al oír su grito de dolor, y le
tomó la mano, sin hacerle otra cosa que soplarla encima, y refrescarla. Y en seguida
Jacobo fue curado, y la serpiente murió. Y José y María no sabían lo que pasaba. Pero
a los gritos de Jacobo, y al mandárselo Jesús, corrieron a la huerta, y vieron a la
serpiente ya muerta y a Jacobo perfectamente curado.
Jesús y su familia
XLII 1. Cuando José iba a un banquete con sus hijos, Jacobo, José, Judá y Simeón, y
con sus dos hijas, y con Jesús y María, su madre, iba también la hermana de ésta,
María, hija de Cleofás, que el Señor Dios había dado a su padre Cleofás y a su madre
Ana, porque habían ofrecido al Señor a María, la madre de Jesús. Y esta María había
sido llamada con el mismo nombre de María para consolar a sus padres.
2. Siempre que estaban reunidos, Jesús los santificaba, y los bendecía, y comenzaba el
primero a comer y a beber. Porque ninguno osaba comer, ni beber, ni sentarse a la
mesa, ni partir el pan, hasta que Jesús, habiéndolos bendecido, hubiere hecho el
primero estas cosas. Si por casualidad no estaba allí, esperaban que lo hiciese. Y, cada vez que él quería aproximarse para la comida, se aproximaban también José y María y sus hermanos, los hijos de José. Y estos hermanos, teniéndolo ante sus ojos como una luminaria, lo observaban y lo temían. Y, mientras Jesús dormía, fuese de día o de noche, la luz de Dios brillaba sobre él. Alabado y glorificado sea por los siglos de los siglos. Amén.
Fuente: Los Evangelios Apócrifos, por Edmundo González Blanco

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*